miércoles, 21 de junio de 2017

Aprenda a identificar el dolor abdominal- Asesoría del Doctor Alejandro Guevara, Médico especialista en Cirugía General de Clínica La Colina.

¿APENDICITIS O COLECISTITIS?

·         El dolor abdominal es una de las causas más comunes de visita a urgencias; sin embargo, en cerca del 50% de los casos el síntoma se desaparece antes de recibir tratamiento.

·         El dolor abdominal intenso no necesariamente está asociado con enfermedades complejas, estas se deben sospechar cuando el dolor aumenta con el pasar de las horas y se acompaña de otros síntomas como fiebre, vómito y diarrea.

·         La apendicitis (inflamación del apéndice) y la colecistitis (inflamación de la vesícula) son enfermedades muy comunes y  de baja  complejidad, si se detectan a tiempo. 


De acuerdo con las estadísticas que maneja Clínica La Colina, el dolor abdominal es una de las causas más frecuentes de visita al servicio de urgencias. Este síntoma puede ser originado por una gran cantidad de enfermedades de distinto grado de gravedad, que van desde indigestión hasta pancreatitis, pasando por dos patologías muy frecuentes como son la apendicitis y la colecistitis.


La intensidad de dolor no siempre está asociada a la complejidad de las patologías, de hecho, las enfermedades más complejas como la apendicitis y la colecistitis inician con dolores leves, que se incrementan con el tiempo. Cerca del 50% de los casos de dolor abdominal que llegan al servicio de urgencias, con el paso de las horas se autolimitan, es decir, disminuyen su intensidad o desaparecen y es usual que no se llegue a saber cuál fue su causa. De acuerdo con el doctor Alejandro Guevara, médico cirujano general de Clínica La Colina, es importante que las personas aprendan qué se debe hacer en caso de tener un dolor abdominal y cuándo acudir al médico.

La detección adecuada de estas dos patologías – apendicitis y colecistitis – depende de muchos factores, entre ellos que el paciente acuda a tiempo a los servicios de urgencias, asegura el doctor Guevara: “Se debe consultar por urgencias en el caso que el dolor abdominal no mejore después de haber probado medidas caseras como aguas aromáticas o reposo; no se recomienda la toma indiscriminada de analgésicos. También debe generar alerta si el patrón usual del dolor es diferente al que ha presentado la persona en ocasiones previas. Asimismo se recomienda consultar al médico, cuando el dolor se vuelve constante o se intensifica después de unas horas o está acompañado por fiebre, vómito o diarrea abundante”.

En muchas ocasiones las personas consultan de manera precoz, cuando aún el cuadro no se ha definido ni delimitado, lo que resulta en estancias prolongadas en urgencias. Por otro lado el consultar demasiado tarde puede resultar en patologías complejas y con compromiso de la vida como la pancreatitis y la peritonitis. Aquí radica la importancia de evaluar con el adecuado juicio el momento para consultar por este síntoma

Cada mes en Clínica la Colina se realizan entre 20 y 30 apendicetomías y 15 colecistectomías. La recuperación de los pacientes en estos procedimientos depende de los cuidados posquirúrgicos que incluyen: llevar una dieta baja en grasa, sin fritos, sin lácteos durante 3 o 4 días, tomar analgésicos, guardar reposo, y evitar el esfuerzo físico.

¿Qué es la apendicitis?

Es la inflamación del apéndice, un pequeño órgano dependiente del intestino grueso. Es una enfermedad muy común en todas las edades y se origina por la obstrucción de su luz resultando en hinchazón de sus paredes. El dolor abdominal en la apendicitis, usualmente, inicia en la parte alta o central del abdomen y migra al costado derecho. Progresivamente aumenta su intensidad y puede asociarse a otros síntomas como nauseas, fiebre, vómito y pérdida del apetito.

Una vez el paciente llega al servicio de urgencias es evaluado a través de una historia clínica interrogando una serie de síntomas que permitirán sospechar una apendicitis; se proceden a realizarse exámenes de confirmación, que en el caso de los hombres incluyen  cuadro hemático, y en el de las mujeres, además exámenes de orina, embarazo y en algunos casos ecografía pélvica.

El tratamiento adecuado para la apendicitis es una cirugía denominada apendicetomía, la cual en general es un procedimiento de baja complejidad mediante el cual se extrae el órgano afectado. La técnica preferida actualmente para el abordaje de esta enfermedad es la llamada laparoscopia o mínimamente invasiva en donde se realizan pequeñas incisiones y se utilizan instrumentos de precisión y lentes ópticos para realizar la cirugía.

¿Qué es la colecistitis?

La vesícula es el órgano encargado de almacenar la bilis producida por el hígado para procesar las grasas consumidas, su inflamación se denomina colecistitis. La causa más común de esta patología es la colelitiasis, también conocida como cálculos biliares (o cálculos en la vesícula), que son el resultado de una falla en los mecanismos de concentración de la bilis dentro de la vesícula,  por lo que se forman depósitos de sales biliares o electrolitos que se solidifican.

El tratamiento más común en estos casos es la colecistectomía, es decir, la extracción de la vesícula, que está situada justo debajo del hígado en el lado derecho. Una cirugía que se hace en la mayoría de los casos vía laparoscópica (pequeñas incisiones) o con cirugía abierta en casos muy particulares.

El dolor causado por la  colelitiasis o la colecistitis es de inicio súbito en la parte alta del abdomen, de predominio en el lado derecho, que se puede irradiar a la espalda y que generalmente se desencadena después de las comidas, puede asociarse a nauseas, vómito y distención abdominal.