viernes, 4 de mayo de 2018



·         Oriflame es una compañía sueca presente en 60 países, con una fuerza de ventas de 3 millones de empresarios independientes aproximadamente.


Oriflame llegó a Colombia hace 20 años para expandir su mercado en Latinoamérica y establecerse en este país viéndolo como una oportunidad de inversión y apertura económica. Al principio, las expectativas eran ganar rápidamente un posicionamiento de marca importante y desarrollar al menos 8 mil distribuidores en los primeros 10 años.


A partir de su llegada, la marca continúo tomando fuerza y el éxito que hoy tiene se le atribuye al beneficio probado que obtienen quienes se enfocan en hacer un negocio independiente desarrollando redes de mercadeo, siguiendo una metodología, entrenándose y entrenando a sus redes.

La compañía está basada en el emprendimiento, según Nicolás Murcia, Director General de Oriflame Colombia y Ecuador  “nos enfocamos en la tendencia actual de los jóvenes y las personas que en el futuro no se ven como pensionados trabajando eternamente para empresas, sino con una independencia de tiempo para compartir con sus familias, y luego obteniendo ingresos de una red que han consolidado durante su vida.”

“El crecimiento de Oriflame en Colombia siempre ha sido a doble dígito. Una vez llegamos a un nivel importante, hemos mantenido incrementos entre 11% y 25% anual” afirma Murcia.

En la actualidad, la marca cuenta con 4 sedes propias en Bogotá, Cali, Medellín y Bucaramanga, las cuales generan 108 empleos directos y 40 mil distribuidores independientes. Dentro de las expectativas para el 2018 y teniendo en cuenta sus 20 años en el mercado colombiano, se proyecta un crecimiento del 20% respecto al año anterior y la posible apertura de una nueva sede en Barranquilla.

Oriflame es reconocida como la compañía europea número 1 en venta directa con 7 sellos de calidad, gracias a su altísima y probada calidad, productos desarrollados con ingredientes naturales, tecnología europea y un concepto de belleza total.