miércoles, 7 de marzo de 2018


ALPINA, EMPRESA ESTRATÉGICA EN SOSTENIBILIDAD SEGÚN LA CAR Y LA UNIVERSIDAD DE LOS ANDES

 Bernhardus Van Hoof –
 Prof.  Asociado, Director Convenio
Car- Uniandes;
 Juliana Correal Rodríguez,
Gerente de Sostenibilidad Alpina;
Néstor Guillermo Franco,
Director General de
la Corporación Autónoma de
Cundinamarca (CAR).
El pasado 6 de marzo, Alpina recibió una vez más el reconocimiento como Empresa Estratégica en Sostenibilidad 2017 -2018 (RACES) por parte de la Universidad de los Andes y la Corporación Autónoma Regional (CAR). 

RACES tiene como objetivo reconocer y premiar a aquellas empresas que demuestran responsabilidad ambiental, trascendiendo el cumplimiento de la regulación, mediante estrategias de producción más limpias que redunden en mejoras ambientales tangibles.


Este reconocimiento reafirma el enfoque estratégico de la compañía en materia ambiental y de sostenibilidad, en este caso reflejado en la creación de la Gestión Estratégica Ambiental, la cual le permite implementar proyectos de producción más limpia al interior de la organización, evidenciando un mejor uso de los recursos y mejor generación de residuos.

Como afirma Juliana Correal Rodríguez Gerente de Sostenibilidad “Nuestros logros son el reflejo del esfuerzo diario y el compromiso de todos nuestros colaboradores, ellos son quienes con sus acciones cotidianas contribuyen a generar impactos positivos para el entorno. Por esto, nos sentimos orgullosos cuando decimos que el cuidado del medio ambiente es una de las formas en las que Alpina alimenta tu vida”.

La compañía ha venido trabajando bajo el principio de Ecoeficiencia, buscando optimizar el uso de todos los recursos que utilizan en la operación; comenzando por dejar atrás la economía lineal, y adoptando un modelo de economía circular, en el cual los residuos son también materia prima.

Bajo este principio, en 2013 nace la Gestión Estratégica Ambiental (GEA) la cual, plantea metas retadoras y a largo plazo en tres ejes: Energía y Cambio Climático; Agua y Residuos. En ella se realiza un análisis de la situación de las operaciones de todas las plantas de Alpina y se establecen planes y acciones que buscan una producción limpia, el cierre de ciclos y apuntarle a una ecología industrial.

Dentro del desarrollo de la GEA, RACES resaltó dos iniciativas que le otorgaron el reconocimiento a la empresa por ser claros ejemplos de economía circular. El primero, es el desarrollo de la tecnología de ultrafiltración que se da en la planta de Sopó; gracias a ella es posible tener un mayor aprovechamiento de las materias primas lácteas y disminuir la generación de residuos.

El segundo llamado “Simbiosis Industrial hacia el Crecimiento Verde” en donde, Alpina, en conjunto con otras dos empresas de la zona, realiza un intercambio de residuos posindustriales, específicamente plástico y madera que se reincorporan al proceso industrial de alguna de las compañías.

Alpina continuará trabajando de manera proactiva en la calidad de los productos mientras cuida el medio ambiente, aumentando el uso de energía de fuente renovable y preparándose constantemente para los nuevos desafíos.